Trabajo en equipo

Una parte de gran importancia en la vida universitaria para enfrentar el mundo adulto, es el desarrollo de habilidades para el trabajo en grupo. En su mayoría, las actividades académicas y de estudio independiente exigidas por los programas de formación requieren de esta modalidad de trabajo. El trabajo en equipo contribuye a un mejor aprendizaje, al desarrollo de habilidades sociales como comunicación, asertividad, escucha activa y empatía que son indispensables para asumir las responsabilidades de la vida profesional, demás del desarrollo de vínculos sociales y relaciones interpersonales.


Algunos de las implicaciones de los trabajos en grupo son:

  • Los trabajos en grupo hacen parte del porcentaje para la nota de una asignatura.

  • Debido a la metodología de currículo flexible es posible que cada semestre, los compañeros de grupo cambien; trabajar sobre su capacidad para tomar adecuadas decisiones puede ser clave a la hora de enfrentarse a esos cambios.

  • En la actualidad, para los jóvenes los trabajos en grupo no requieren la presencia física de todos sus miembros en un mismo lugar, la vídeo conferencia, el correo y las plataformas de chat son algunos de los recursos que permiten trabajar en tiempo real y a distancia. Conocer esta dinámica y hacer un seguimiento de los resultados, puede ser útil en el momento de ofrecerle a los hijos un consejo sobre la interacción entre los miembros del grupo; recuerde que la comunicación va más allá del intercambio de palabras.

  • Los resultados positivos del trabajo en grupo no son necesariamente producto de la delegación de temas, responsabilidades o funciones. El objetivo es el aprendizaje y asimilación del conocimiento y el lema “todos saben lo de todos” se acerca a lo ideal.
  • Esta modalidad de trabajo puede implicar mayor tiempo en la ejecución de la tarea, llegar acuerdos con varias personas sobre un mismo punto puede ser una de las causa; sin embargo, contar con un espacio de reunión optimo en el que se encuentren los recursos necesarios debe ser la prioridad.
  • Los padres pueden apoyar a los hijos favoreciendo su participación en las actividades grupales, escuchándoles frente a las dificultades que se presenten en las relaciones con los compañeros en sus grupos de estudio y equipos de trabajo.