Disminuir letra Aumentar letra
El arte de sanar a través de la música
Publicada por el Lunes 29 de Agosto 2016 en Comunicación Social
El arte de sanar a través de la música

El comunicador y egresado Autónomo Juan Fernando Sánchez practica la musicoterapia en el Hospital Universitario del Valle y fundaciones como Peter Pan. Los beneficiarios de estos sonidos que producen emociones curativas son adultos, jóvenes y niños que se están recuperando de quemaduras graves.

La música, que a menudo se considera el más mágico de los artes, tiene un poder infinito de evocación. Puede inspirar alegrías inmensas en medio de la pesadumbre o ternura cuando el rencor se empecina en el alma de las personas. Juan Fernando Sánchez, egresado Autónomo, ha ido más allá: se vale de canciones para sanar lesiones graves del cuerpo.

Juan Fernando practica la musicoterapia para ayudar a las personas que han sufrido quemaduras severas en sus procesos de recuperación. Junto con otros dos músicos, José Ángel y Adrián Medina, se las arreglaron para poner en práctica este método, beneficiando a pacientes de la Hospital Universitario del Valle, HUV.

“Queríamos buscar un lugar donde la música fuera realmente necesaria para las personas y, gracias a las circunstancias de la vida, finalmente encontramos acceso al departamento de psicología del HUV, después de un año de búsqueda entre hospitales y fundaciones”, comenta Sánchez.

“Arrancamos la primera semana de junio de este añoagrega Juan Fernando—. A la fecha completamos ya once encuentros con artistas invitados de la ciudad que se han solidarizado con la iniciativa y han donado su tiempo y su talento, cantando y tocando para los pacientes del Hospital Universitario. Aunque es una iniciativa realmente corta, el amor impreso es tan mágico que ha hecho crecer cada vez más el proyecto”.

En la actualidad, este proyecto de musicoterapia también se ha vinculado a la Fundación Peter Pan para la rehabilitación del niño quemado. Juan Fernando y sus socios en este esfuerzo de sanación artística no solo quieren contribuir a la rehabilitación física y social de quienes se recuperan en el HUV, sino en otras organizaciones dedicadas a la reintegración de personas en condiciones similares.

“La realidad experimentada por los pacientes que han sufrido quemaduras es de largos periodos de recuperación en procesos médicos dolorosos y de poca exposición a ambientes diferentes a la unidad de quemados para evitar infecciones. Básicamente, permanecen toda su recuperación en el mismo espacio. Allí es que la iniciativa cobra vida: llevando música a pacientes de la unidad cada viernes en el HUV; sin importar edad ni género, desde niños hasta personas de la tercera edad”, explica Sánchez.

Fervor musical

Juan Fernando Sánchez también es egresado del programa de música del Instituto Popular de Cultura y completó dos años de estudio de prebásico musical en la Universidad del Valle. Este año recibió su diploma como comunicador social-periodista de la Universidad Autónoma de Occidente.

Si bien en Comunicación se formó principalmente como productor audiovisual, tiene claro cuál es su arte vital: “La música y yo somos sinónimos. La necesito desde que tengo memoria e incluso antes. La música representa mi fin cosmogónico, lo que vine a hacer en mi paso por esta vida. Formalmente, la he estudiado desde hace unos 7 años, pero sin duda he vivido toda mi vida en la música. De hecho, mis estudios en comunicación social son enfocados en producción audiovisual pues ahí es donde conjugo tres de mis grandes pasiones: el cine, la fotografía y la música”.

Fue ganador del Concurso Universitario de la Canción celebrado en la Autónoma de OccidenteFue vocalista de la banda Big Mama Blues Band, con la cual se presentó en el Ajazzgo y en otros festivales culturales en Los Cristales, La Tertulia y San Antonio.  También es “cantautor” del grupo de teatro, música y humor La Tanda Comedia desde 2014.

En medio de todos sus proyectos y facetas, tiene claro que debe canalizar muchas de sus energías hacia la musicoterapia como sanación de los dolores del cuerpo: “Hemos llevado música los niños de la fundación Peter Pan en su cuarto aniversario. También hemos acompañado las labores de acción social del centro de Kabbalah Internacional en una ocasión y próximamente queremos vincularnos musicalmente también con sus iniciativas”.

Esta vocación es producto de una formación altruista, recibida desde muy temprano en la vida: “Crecí en la formación jesuita del Colegio Berchmans. Cada año, desde que tuve cuatro años de edad, hicimos visitas de trabajo social con un programa llamado Formación y acción social, FAS. Desde los 8 años hacía muestras musicales en centros de rehabilitación, hogares geriátricos, centros de atención a niños con síndrome de Down y galerías de mercado, entre otros espacios”.

“Puede que en esa edad no hubiera una consciencia de estar haciendo musicoterapia, pero ya había una necesidad de compartir en ese espacio lo que le da sentido a mi vida, sin un fin diferente a unirse en amor al otro, que es también uno mismo”, confiesa el músico Autónomo.

Informes:

PBX: 3188000, ext. 11656

Buscar noticias

Aliados Colombia Aprende, Universia, Red Universitaria Mutis, Rauv, Encuesta Facil, Renata, TC3, fodesep, red latinoamericana de cooperación universitaria