Disminuir letra Aumentar letra
Ingeniería para el desarrollo, ¿qué desarrollo?
Publicada por el Jueves 21 de Septiembre 2017 en Ingeniería
De izquierda a derecha, Mariano Fressoli, Freddy Naranjo Pérez, Arturo Escobar, Renato Peixoto Dagnino, Antonio Elizalde

La facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Occidente, en la celebración de sus 45 años de existencia, organizó una actividad académica abierta a su comunidad universitaria y a las comunidades locales y regionales. ‘Ingeniería para el desarrollo, ¿qué desarrollo?’, evento que presentó visiones alternativas a los modelos convencionales de desarrollo, contó con la participación de intelectuales de talla internacional en diversas disciplinas.
 
Entre los conferencistas internacionales invitados, se contó con la presencia de  Antonio Elizalde, sociólogo de la Universidad Católica de Chile y doctor en Desarrollo Humano y Participación Social por la Universidad de Valencia, España. Arturo Escobar, ingeniero químico de la Universidad del Valle, hizo una maestría en nutrición y un Ph.D sobre planeación y desarrollo en la Universidad de Berkeley, en California, Renato Peixoto Dagnino, Profesor titular en la Universidad Estatal de Campinas - Brasil, profesor visitante en varias universidades latinoamericana, en las áreas de estudios sociales de la ciencia y la tecnología y de política científica y tecnológica, Alejandra Boni Aristizabal de España,Doctora en Derecho por la Universidad de Valencia, profesora titular del Departamento de Proyectos de Ingeniería de la Universidad Politécnica de Valencia y vicedirectora del Instituto Ingenio, Mariano Fressoli de Argentina, Sociólogo y doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires y MA in Cultural Studies en Goldsmiths College, University of London.
 
Arturo Escobar referente mundial para hablar sobre los problemas que conlleva el modelo actual de desarrollo y sobre la necesidad de pensar en el posdesarrollo, opina, “el país tiene la oportunidad de pensar en un modelo que no solo privilegie el crecimiento económico sino también el buen vivir”.
 
La posibilidad de ver la ingeniería como una forma de diseño y pensar cómo tendría que ser la ingeniería para la construcción de otros mundos. Sabemos que los mundos contemporáneos son tremendamente problemáticos, están causando gran devastación ambiental, grandes desigualdades, pobreza, guerras de todo tipo y tenemos que pensar y rediseñar el mundo.
 

Desde la ingeniería se podría lograr, haciendo referencia a un mundo que sea realmente diverso, el mundo globalizado es cada vez más homogenizado, más sujeto a las tendencias y a las presiones, de conformarse a un solo mercado, a una sola forma de ser, muy individual muy orientado a la ganancia, al consumo, esto es una gran parte de la problemática que enfrentamos hoy en día, ese mundo casi hecho de un solo mundo, que solo podremos tener éste y basta.
 
Se podría hablar entonces de un ‘Pluriverso’, un mundo donde quepan muchos mundos, los mundos indígenas, campesinos, mundos urbanos, afrodescendientes, ambientalistas etc…
 
A pesar que se insiste en el hecho en que la Ingeniería es una profesión al servicio de la sociedad, son muchos los hechos que muestran que además de los múltiples aportes para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas, también se generan impactos sociales, económicos y ambientales que no parecen ir en esa dirección. A lo largo de la historia, la ingeniería ha tenido un papel protagónico en los procesos de construcción del mundo artificial, por lo cual es inevitable reconocerla, bajo la visión imperante, como una generadora de progreso y desarrollo.
 
El experto Antonio Elizalde opina que, “Si no cambiamos el rumbo, estamos en una carrera suicida, los niños del futuro van a vivir niveles de deshumanización como nunca han pasado, con el riesgo que desaparezca el ser humano del planeta”. La noción que se tiene de desarrollo, que está instalada en el imaginario de las personas, está asociada al crecimiento, y es algo que no es compatible con la sustentabilidad, el Doctor Elizalde habla mejor de “una necesidad de construir sociedades sustentables”.
 
Experiencias comunitarias
 
El evento también contó con ponencias alrededor de experiencias comunitarias, una visión del desarrollo desde lo regional. Entre los ponentes estuvo Vilma Almendra, mujer indígena nasa-misak del norte del Cauca, egresada del programa de Comunicación Social-Periodismo de la Universidad Autónoma de Occidente y magíster en Sociología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en México, compartió su conferencia llamada ‘Desafíos de la experiencia indígena: Entre “Ser para tener y tener para ser”.’ Contó acerca de los buenos vivires con nuestros planes de vida frente al desarrollo.

La Hermana Alba Stella Barreto, licenciada en educación con énfasis en psicología de la Universidad Nacional de Bogotá y especialista en Desarrollo Social. Actualmente dirige la Fundación Paz y Bien, entidad con la que trabaja por el bienestar, la inclusión y convivencia de la comunidad del Oriente de Santiago de Cali, modificando costumbres y fortaleciendo lazos familiares bajo los preceptos franciscanos. Su conferencia, ‘Construcción de paz, desarrollo y tejido social desde las comunidades. Experiencia Fundación Paz y Bien Cali’, relató las experiencias de los niños y jóvenes del Distrito de Aguablanca.

Álvaro Javier Arroyo García del Consejo Comunitario del Río Yurumanguí, trabaja para la comunidad pues es un convencido de que sus conocimientos y voluntad pueden aportar a la solución de los problemas que estas enfrentan, especialmente los jóvenes. Hace parte del Consejo Comunitario de la Cuenca del Río Yurumanguí, creado en 1997, que tiene como objetivo principal la defensa y reivindicación de los derechos étnicos y colectivos de la población Afrocolombiana del río Yurumanguí. La organización desarrolla talleres y cursos, gestiona proyectos con las entidades del estado y denuncia actos ilegales que violentan los derechos de la comunidad y promueve el bienestar comunitario acorde con la diversidad cultural y la  biodiversidad del territorio, nos presentó su conferencia, “Bienestar colectivo: más allá del desarrollo alternativo”.
 
Hay cosas que se pueden ver en el presente y que van a condicionar el futuro que vamos a tener, el crecimiento visto desde muchos ámbitos, demográfico, a nivel de contaminación y demás, ha llegado a un límite, el cual no se puede seguir expandiendo y explotando los recursos de la naturaleza, habría pues que instalar en las personas unos nuevos ejes normativos, ejes valóricos para así poder hablar de desarrollo.
 
“Es necesario poner en cuestión el enfoque tecnocentrista que predomina en los procesos de formación de ingenieros, según el cual todos los problemas parecen tener, tarde o temprano, una solución desde la tecnología. Esa concepción está asociada a la idea de la tecnología como el motor del “progreso”, entendido éste como un proceso lineal de crecimiento económico y de superación de etapas en el camino hacia el “desarrollo”, afirma el decano de la facultad de Ingeniería, Freddy Naranjo Pérez.
 
Mariano Fresolli, por su parte considera que la ciencia abierta es una arista que apunta al desarrollo, que es la producción de conocimiento científico que se realiza a partir de compartir todos los insumos o todo el proceso de investigación, desde los datos, el proyecto, la producción colaborativa con los demás ciudadanos de esos datos, análisis, una cantidad de prácticas que permiten colaborar y constuir.
 
La sugerencia del investigador es tomar ‘Caminos alternativos’, como los movimientos sociales y de innovación que construyen visiones o tecnologías que no están pensadas por las instituciones dominantes.
 
El profesor Renato Peixoto Dagnino opina que "su preocupación es cómo formar ingenieros para la paz, los jóvenes están en un proceso muy rico y novedoso de refundar una sociedad que tiene que ser mucho más democrática, mucho más sustentable, en términos económicos, sociales, ambientales y todo tiene que ver con ingeniería, es importante que los ingenieros se concienticen de esto y se apropien de su papel de promover la paz”.
 
En momentos en que Colombia atraviesa por un complejo proceso de consolidación de los acuerdos de paz, luego de más de 50 años de conflicto armado, y cuando se busca construir una sociedad más justa e incluyente, es deber de una facultad de Ingeniería “conectada, innovadora, cívica y responsable”, propiciar este tipo de diálogos con intelectuales de diversas disciplinas, en el que se puso en cuestión los preceptos del “sentido común” imperante y se mostraron alternativas que contrarresten las visiones de futuro conformistas, quizás fatalistas, y que le den un nuevo espacio a la utopía.

Informes

Johana Bejarano Cuartas
Facultad de Ingeniería
jbejarano@uao.edu.co
PBX: 3188000 ext. 11371

Buscar noticias

Otras noticias destacadas

En el marco de los 45 años de la facultad de Ingeniería de la Universidad Aut...

Aureola del Sol Castillo, consultora en comunicación estratégica y de gobierno,...

Visitas académicas, conferencias, homenajes, entre otras actividades, han hecho parte...

El 14 de octubre se celebra el Día del Tecnólogo y la Universidad felicita a los...