Disminuir letra Aumentar letra
Por una Cali verde y sustentable

Los resultados del Convenio de Asociación entre la Universidad Autónoma y la Alcaldía de Cali – Dagma, sobre la huella de carbono y la huella hídrica de la ciudad, fueron socializados esta mañana en nuestra Institución. Los indicadores permitieron estipular el nivel en el que ambos contribuyen a la problemática del cambio climático de la capital vallecaucana y cómo actuar para mitigar sus efectos.

“El estudio definió la huella de carbono como un indicador razonable, si se tiene en cuenta el número de población de la ciudad”, reconoció el director del programa de Ingeniería Ambiental de la Universidad Autónoma de Occidente, Mario Gandini.

Con los hallazgos de este estudio, fue posible determinar que Cali cuenta con un margen grande de mejoramiento, lo cual facilita la posibilidad de estructurar una política para afrontar los desafíos ambientales.

La capital del Valle, contribuye de manera moderada a la emisión de gases efecto invernadero y significativamente al deterioro de la calidad de agua de las fuentes superficiales que atraviesan su territorio. Las prácticas que en ellas se realizan representan un sistema que disipa grandes cantidades de energía útil y propicia la generación de flujos contaminantes, como emisiones atmosféricas, vertimientos de aguas residuales o generación de residuos sólidos.

“El panorama frente a los recursos hídricos no es positivo, la huella hídrica gris de Cali es grande y ese efecto es consecuencia de la contaminación existente en los ríos, y aunque el margen de escasez es mínimo, sobresalen las malas condiciones del agua y su baja calidad”, concluyó Gandini.

El valor de la huella hídrica, refleja además la necesidad de fortalecer el plan de saneamiento y manejo de vertimientos que en la actualidad implementa Emcali EICE E.S.P., y de realizar el Tratamiento Secundario de la PTAR Cañaveralejo.

El desarrollo de este tipo de iniciativas es fundamental para que Cali, se encamine en el proceso de constituirse como una ciudad en vía hacia la sustentabilidad, teniendo en cuenta que en la actualidad, las grandes urbes juegan un papel importante en la mitigación y la adaptación al cambio climático.

Gisella Arizabaleta, Coordinadora del área de Calidad del Aire en el DAGMA, aseguró qué: “Los resultados no preocupan, nos dan tranquilidad en el sentido en que Cali aún conserva una zona boscosa grande, los problemas están asociados al transporte pero debemos empezar a trabajar en una movilidad sustentable, promoviendo por ejemplo el uso de la bicicleta”.
 

El valor de la huella de carbono de Cali describe al sector ‘Transporte’ como el mayor contribuyente de emisiones de gases efecto invernadero, por ello, este proyecto busca fortalecer e incentivar el uso del transporte público a través del retiro de vehículos por obsolescencia, la mejora de su eficiencia y la movilidad a través de obras de infraestructura vial.

Por su parte, en el sector industrial, a través de la iniciativa ‘Cali Carbono Neutro’, se pueden alcanzar importantes resultados, a partir de aumentos progresivos en las eficiencias de los procesos productivos, con la implementación del sello ‘Cali Carbono Neutro’ que otorgará a las empresas un reconocimiento a su desempeño ambiental.

El Convenio invita a la comunidad a ser ambiciosa y responsable con la iniciativa para el bienestar de la ciudad y así embarcar a Cali hacia la sustentabilidad.

Buscar noticias

Aliados Colombia Aprende, Universia, Red Universitaria Mutis, Rauv, Encuesta Facil, Renata, TC3, fodesep, red latinoamericana de cooperación universitaria