Elige tu Perfil

Selecciona uno de los perfiles y encuentra información de tu interés.

Menú

Buscar

Cerrar

Cerrar

Selecciona uno de los perfiles y encuentra información de tu interés.

Idioma:

Español
Facultad de Humanidades y Artes

Microrrelatos de docente Autónomo recibieron reconocimiento internacional

Microrrelatos de docente Autónomo recibieron reconocimiento internacional

Los escritores mexicanos Alberto Chimal y Jose Luis Zárate, eligieron al docente de la facultad de Humanidades y Artes de la UAO, Hernán Darío España Cruz, como el ganador del ’Taller Fugaz’ del ‘Word fest 3.0’, evento de literatura digital, auspiciado por la Secretaría de Cultura y Turismo del Estado de México, Edomex.

“El ‘Taller Fugaz’ es un certamen de minificciones que consiste en una prueba diaria de escritura durante tres días. Las pruebas estaban representadas en sendas consignas a partir de las cuales los concursantes debían escribir un producto de minificción. Cada día se escogían dos ganadores, uno por jurado y otro por comentarios del público. Finalmente, con un sistema de puntos se eligió el ganador al final de los tres días”, explicó el docente.

Hernán Darío España Cruz

Hernán Darío ganó el concurso, siendo el vencedor de dos de las tres pruebas por tres microrrelatos, y como premio recibió un lector de libros electrónicos.

Microrrelatos del docente Hernán Darío España Cruz 

Dia 1

Versión 1

—Hola. Qué pena, ¿lleva mucho tiempo esperando?

— No, tranquilo. 

— Es que con el tráfico del mediodía…

— Ya le dije que tranquilo.  No necesito explicaciones. ¿Lo trajo?

— Bueno… es que surgió un… ¿cómo decirlo? Un problema. Yo…

— Ahórreme la excusa. Vuelva cuando lo tenga.

— ¿Y… estará cuando regrese?

— ¿No lo ha entendido? Yo siempre estoy, antes y después. Mi tiempo no es su tiempo.

— Le prometo que… que…

— ¿Lo puse nervioso?

—Usted asusta.

— Se impresiona con muy poca cosa.  Póngase en marcha. Ah, le sugiero que evite la autopista sur.

— ¿Menos tráfico?

— Menos testigos.

Versión 2

 —Hola. Qué pena, ¿lleva mucho tiempo esperando?

— No, tranquilo.  Cuando uno está en una celda da igual si espera o no.

— ¿Y su esposa?

— No sé, en algún calabozo. Creo que está llevando la peor parte.

— Mire, voy a ir al grano. Como su abogado, soy el primero en admitir que su caso no se ve muy bien. Me temo que lo mejor es aceptar que cometieron el crimen por instigación, que hubo un autor intelectual que les engañó. El exilio es mejor que la pena de muerte.

— ¿Muerte? ¡Pero si no hicimos nada malo! ¡Solo teníamos hambre!

— Yo le creo y, entre nos, también sospecho que todo está amañado. Quieren hacer un ejemplo de ustedes dos.

—Así que no solo nos van expulsar sino que otro va cargar con la culpa. ¿Y a quién van a achacarle todo? Solo estamos ella y yo.

—Déjeme compartirle mi idea. No le va a pesar en su consciencia porque a quien acusaremos ya se hizo mala fama por su cuenta; un crimen más no le hará diferencia.

— Eso no suena muy ético.

— Déjeme a mí los detalles. Para comenzar, diremos que había una serpiente cerca al árbol.

— ¿Una serpiente? Eso no tiene sentido…

— Créame, para ellos lo va a tener.

Día 3

Espectáculos

Durante el día y tempranas horas de la noche la gente acude en periódicas masas a la multicolorida carpa del circo. ¡Qué divertido, qué emocionante, qué asombroso! El payaso se estrella, se cae, se empastela y sonríe; el domador de leones fustiga, se arriesga a ser devorado, demuestra que no y sonríe; la trapecista vuela, planea, gira, aterriza y sonríe; la contorsionista se dobla, se tuerce, se desdobla y sonríe; el maestro de ceremonias anima, presenta, se exalta y, cómo no, sonríe. 

Cerca de la medianoche, cuando las luces se apagan, la noche se hace densa y el público ya no existe, payaso, domador, trapecista, contorsionista y maestro de ceremonias se encierran silenciosos, sin mirarse, sin tocarse, en sus respectivas tiendas; esos armatostes burdos de tela alrededor de la ahora penumbrosa carpa. Y no sonríen. Solo miran al vacío (los más osados al espejo), sin gesto alguno, estáticos. Torturándose en secreto, muy adentro, donde el dolor no alcance a infectar la sonrisa necesaria para el otro día.

Lo que no saben es que alrededor de las tiendas se aglutina un número significativo de mudos mirones, espiando a través de las telas, las otras gentes, las que no acuden en los horarios programados. Los que saben por intuición, por empatía o por trágica casualidad que cerca de la medianoche  comienza el otro espectáculo; el que no se anuncia, el que es secreto. El que está destinado a los amantes traicionados, a los soñadores en desuso y a los prospectos a suicidas.

En su momento, el amanecer dará por concluida la función. La señal inequívoca, para los unos y los otros, de que es hora de esconderse.

Informes:

Temas mencionados en este artículo

Universidad Autónoma de Occidente
#SomosUAO

Facultad de Humanidades y Artes

  • Decano

    Jesús Alfonso Flórez López

  • Teléfono

    PBX: 318 8000, Ext. 11401

  • Correo electrónico

  • Ubicación en Campus

    Edificio Central Ala Sur

  • Horario de Atención

    8:00 a.m. a 9:30 p.m.

¿Tienes algo qué contarnos?

Cuéntanos completando el siguiente formulario.

Formato de nombre incorrecto

Formato de nombre incorrecto

protegido por reCAPTCHA
Usamos “cookies” propias y de terceros con fines estadísticos, optimización, seguridad e integración con redes sociales. Puede conocer cómo deshabilitarlas u obtener más información aquí.
De acuerdo