Elige tu Perfil

Selecciona uno de los perfiles y encuentra información de tu interés.

Menú

Buscar

Cerrar

Cerrar

Selecciona uno de los perfiles y encuentra información de tu interés.

Idioma:

Español
Autónoma en Línea

Adriana Chaurra, una mujer que asume los retos a favor de su crecimiento.

Adriana María Chaurra Arboleda, es una paisa de nacimiento pero caleña de crianza. Actualmente, se encuentra en la facultad de Ciencias Básicas, ejerciendo su cargo de docente, pero como toda persona, más allá de esta imagen que ya muchos reconocen, tiene una historia, proyectos y anhelos por descubrir.

Ella, química de formación, ha trabajado entre organizaciones e instituciones educativas, empleando sus conocimientos al mayor nivel posible, demostrando que su pensar de “no limitarse, no encasillarse” se encuentra aplicado a cada momento, se refleja en cada decisión de su proyección profesional.

Adriana obtuvo su pregrado y su maestría en la Universidad del Valle, pero no conforme con esto, con su ideal de seguir creciendo y continuar en el proceso de mejora, realizó un doctorado en Bioquímica Analitica en  Clemson University de Estados Unidos.

En cuanto a su experiencia de formación doctoral, Chaurra menciona que logró estudiarla gracias a la obtención de una Scholarship que le permitía trabajar dentro de la misma institución. En aquel trabajo ejerció como investigadora y se enfocó en el desarrollo de métodos de análisis para sistemas biológicos, a través de esto por ejemplo, estudió el transporte del agua en organelas celulares, determinando la velocidad del transporte del agua con la microscopía de fluorescencia, técnicas de aislamiento de ADN, entre otras técnicas.

La docente, apasionada por la investigación y su campo de acción, enfatiza de manera constante la importancia de estar abiertos a nuevos conocimientos y explorar diversos campos desde donde se pueda aplicar y ejercer los conocimientos obtenidos, de hecho, menciona que sus años de doctorado le recalcaron aún más esta creencia, “a veces quieren encasillarte, pero la misma experiencia te va dando diferentes puntos de vista de un mismo problema. Por ejemplo, he trabajado la parte ambiental, pero no es lo único que soy capaz de trabajar, uno no debe encasillarse. Cuando uno tiene doctorado consigue una visión muy amplia, porque si bien te ayuda a especializarte, te brinda una perspectiva desde otras áreas que nutren el conocimiento”, comenta.

Además de sus conocimientos profesionales, gracias a su doctorado también es bilingüe con el idioma inglés. En cuanto a formación complementaria, también ha estudiado un diplomado en  incorporación de lectura y escritura en el aula de clase. Éste último punto es reflejo de su carácter docente, como una profesora que es exigente y dedicada en la formación de sus alumnos “estoy convencida de que mis estudiantes tienen la capacidad de ser los mejores, por eso les exijo”, manifiesta Adriana Chaurra.

Por supuesto, esta exigencia tiene un motivo y razón de ser, pues además de creer en las capacidades de otros como en las de sus alumnos, ella misma tiene un constante reto de brindar siempre lo mejor y medirse conforme a ello. Su ideal de alcanzar las metas propuestas y no rendirse la acompañan desde muy joven, desde el inicio de su formación profesional, cuando intentó ingresar a la Universidad del Valle a estudiar alguna carrera que tuviera relación con la medicina, en su primer intento no logró quedar, pero luego de un año de estar preparándose nuevamente para presentar el examen de estado para volver a optar por un cupo en la universidad pública, logró entrar a esta institución con dos vías posibles, ingeniería química y como segunda opción química, pero al final optó por quedarse con química.

Su campo laboral también ha sido dinámico, en sus inicios, antes de culminar su pregrado, ingresó a D.B.O Ingeniería, posterior a ello pasó por organizaciones como ingenio la cabaña,  SACA S.A.S, entre otras. Sin embargo, su trayectoria profesional no solo se ciñe a estas organizaciones, pues también entró al sector educativo con instituciones universitarias, entre las cuales estuvieron la Universidad Nacional, la Universidad del Cauca, la Universidad del Valle, hasta llegar al Alma Máter que hoy la acoge, la Universidad Autónoma de Occidente.

En la Autónoma de Occidente está en proceso de iniciar los primeros bosquejos de un proyecto que pretenden desarrollar con el semillero de hongos comestibles y medicinales de la Universidad, pretende generar una propuesta para conocer las aplicaciones de un tipo de hongos como vectores de descontaminación ambiental y en el campo medicinal, para combatir el cáncer. Éste es uno de sus retos actuales, el cual, aún está en fase de iniciación pero ya tiene todo su ímpetu y saber detrás de ello. Este trabajo se realiza junto a otros docentes, sus compañeros Julio Molina y Julio Wilches. Pero, sus planes de futuros proyectos no paran allí, Adriana también espera adentrarse en el ámbito de la contaminación para abordarlo desde la nanotecnología.

Más allá de una profesión y lo que se ha hecho con esto, siempre hay un apartado en las personas que reflejan parte de lo que son en su cotidianidad, en su ámbito familiar y privado. “Disfruto lo que hago, me gusta mi trabajo. Soy una persona exigente, no solo con los demás sino conmigo misma. También soy una persona muy familiar”, dice Adriana.

En cuanto a sus gustos, una de las comidas que más disfruta es la chuleta de pollo, así como la comida árabe, pues tiene una fascinación por esta cultura oriental, como lo expresó “me gusta la comida árabe. ¿Qué me gusta de esa parte del mundo? La mezcla de culturas que han tenido ellos;  a pesar de tener una religión y unas costumbres muy cerradas, es una cultura muy rica. Porque en su momento muchos ciudadanos europeos emigraron a esos territorios ejerciendo una fuerte influencia en la cultura árabe pero asu vez también  los europeos aprendieron de ellos”.

Cuando Adriana Chaurra no está en el mundo académico, y la oportunidad se presenta, se dedica a viajar, pues desde su perspectiva, ésta es un gran modo de disfrutar y aprender, “yo creo que uno aprende más cuando viaja que en cualquier momento y te da una perspectiva diferente de cómo se hacen las cosas de distinta manera en otras partes, así sea dentro de nuestro país”. En su cotidianidad, en sus ratos de ocio, intenta hacer ejercicio, dos o tres veces a la semana. También, la lectura hace parte de sus hábitos, “leo mucho, me gustan los libros de Isabel Allende y Milan Kundera”.   

En cuanto a la tierra que la acogió desde los dos años, Cali, recalca que le gustan los tamales vallunos y la parte histórica de la ciudad. Su hogar lo conforma con su esposo y sus dos hijas, ambas universitarias, una enfocada en el derecho y otra en la ingeniería sanitaria y ambiental.

Por último, en cuanto a sus anhelos, está el volver a Seattle, en Estados Unidos, debido a que le fascinó esta ciudad. Pero su gran sueño, como lo dio a entender, es conocer Marruecos o Turquía, debido a la fascinación ya recalcada hacia la cultura del Medio Oriente.

Universidad Autónoma de Occidente
#SomosUAO
Usamos “cookies” propias y de terceros con fines estadísticos, optimización, seguridad e integración con redes sociales. Puede conocer cómo deshabilitarlas u obtener más información aquí.
De acuerdo