Elige tu Perfil

Selecciona uno de los perfiles y encuentra información de tu interés.

Menú

Buscar

Cerrar

Cerrar

Selecciona uno de los perfiles y encuentra información de tu interés.

Idioma:

Español
Autónoma en Línea

La facultad de Ciencias Económicas y Administrativas tiene su ‘Luz’ propia

Hace 15 años, Luz Patricia Rodríguez comenzó a laborar como secretaria en la facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Autónoma de Occidente, pero detrás de esa mujer que atiende las solicitudes, las quejas y reclamos de los estudiantes, y de algunos padres de familia, se refugia el sacrificio y las ganas de luchar para tener una mejor calidad de vida.

Luz Patricia quedó embarazada de su primer hijo cuando estaba culminando su tecnología industrial en 1990,  y al tiempo de concebirlo, tuvo una niña, por lo que suspendió sus proyectos de estudio y decidió trabajar e invertirle el tiempo restante a sus hijos, “yo salía ‘pitada’ de la oficina para verlos, y disfrutar lo que más podía con ellos”, comenta.

En octubre del 2001 ingresó a la Universidad como colaboradora de corto tiempo en el área de Recursos Humanos, estando ahí se postuló a la vacante para secretaria del programa de Mercadeo.

Desde entonces, Luz Patricia disfruta lo que hace, e intenta mejorar cada día en su entorno laboral, incluso a veces se pone estricta porque no falta el estudiante despistado: “uno a veces se vuelve como mamá de los alumnos y toca guiarlos”, afirma.

Asimismo, manifiesta que el ambiente laboral es muy agradable, con sus compañeros y sus jefes.  Recuerda con cariño al doctor Harold Banguero cuando fue decano de la Facultad.

Comenta que agradece mucho la oportunidad que la vida le dio de vincularse a la Universidad, pues por medio de una beca financió las carreras de sus hijos, y con los beneficios que la Institución le otorga, pudo comprar su apartamento.

Luz Patricia cuenta con orgullo que sus hijos son profesionales y aunque ha sido dificil separarse de ellos, debido a que su hija de 23 años está viviendo en Australia, y su hijo de 26 años ya es independiente, piensa aprovechar esta nueva etapa que ella le llama ‘el síndrome del nido vacío´, para emprender proyectos que alguna vez tuvo que pausar, como viajar, aprender idiomas y en general darse un tiempo para ella.

Ahora voy a cuanto paseo me invitan y trato de aprovechar esos espacios, aunque es duro llegar al apartamento y que mis hijos no estén,  estoy contenta de que ellos también estén haciendo su proyecto de vida”, concluye Luz Patricia.

Por: Marcela Dorado
Estudiante Pilo del departamento de Comunicaciones

También te puede interesar

Universidad Autónoma de Occidente
#SomosUAO
Usamos “cookies” propias y de terceros con fines estadísticos, optimización, seguridad e integración con redes sociales. Puede conocer cómo deshabilitarlas u obtener más información aquí.
De acuerdo